AIESEC Argentina
Inscribite acá

A lo largo de estas palabras he venido a contar un poco más de esta maravillosa experiencia. Pero más que nada que sacar esas caras de susto, ya que la partida ¡Es difícil! Pero la vuelta mucho más. Vamos a dar una vuelta por los 10 mitos y verdades que hasta ahora no te contaron. Y si ya hiciste tu viaje te vas a sentir identificado en más de uno (O con los diez)

Voy a vivir con una familia.

No, no siempre es así. AIESEC garantiza tu hospedaje, siempre con todos los servicios y las mejores condiciones. Pero no, no siempre es una familia. Yo viví con Lana, una estudiante de psicología de la UEL, y… ¡fue lo mejor del mundo! Ya estamos planeando nuestro reencuentro, esta vez en mi casa. Por lo que no te preocupes, quizás no es como lo esperas pero siempre estarán tus managers procurando lo mejor para vos. Conocé cómo devolverle el favor a un voluntario que necesita hospedaje en Argentina.

Aprenderé un nuevo idioma.

“Com Certeza” Esto si es un hecho. Calma, puedes asustarte los primeros días si no has tenido la oportunidad de entrenar el oído. Respira profundo, te prometo que en cuanto pases por esos días de adaptación ya vas a estar hablando hasta con los codos. (Por mientras señalar las cosas y usar las manos parece una buena idea, y una historia que podrás contar a tus amigos seguramente saldrá de allí.)

Aprenderé a trabajar en equipo.

¡Por supuesto que sí! No debes olvidar que trabajar en equipo es algo por demás difícil y requiere de la disposición de todos. Escucha, no hables en momentos de angustia y no olvides que todas las opiniones son importantes. Recuerda que es mejor ceder en algunas cosas que llevar a todo el grupo a pasar un mal momento. Animate a disfrutar este viaje.

Voy a volver.

¡Ya quisieras! Va a regresar una persona, con tu nombre, DNI y hasta tus rasgos pero no será la misma que dejó Argentina. A lo largo de tus semanas en el extranjero vas a vivir mil cosas, una tras otra, que van a modificar desde tu manera de pensar hasta aquella que tenias de resolver problemas.

Todo será rosa.

Perdona, no será así. Tendrás momentos de euforia mezclados con extrañitis y llantos desenfrenados. ¡Y aún así es mágico! Sentí falta de mi perro y hasta de mi cama, más aún así no dudaría en irme en este mismo momento a repetir la experiencia.

Voy a dar clases.

Bien, definitivamente es esta la mayor mentira de tooooooodaaaaas. Llegué a una ONG por la que pensé que podía hacer mucho, hasta mi carrera estaba orientada. Yo no los cambie, ellos lo hicieron conmigo. Fui a dar clases, y terminé siendo yo quien aprendió cosas que no sabía que precisaba. Definitivamente el alumno se convirtió en maestro.

Soy el héroe que sabe qué hacer.

Sólo con leerlo ya estoy riendo. Hacemos un planning, creemos estar reparados y vamos con todo a dar lo mejor de nosotros. Llegas a tu primer día de trabajo y se te cae todo. Quisiste dar clases de español, te encontras con que los nenes no conocen ni su idioma, no saben leer ni escribir. Quisiste hacer eventos para recaudar fondos, pero en el propio barrio no saben de la existencia del lugar. Llegas y no hay nenes. Planeaste festejar navidad con juguetes, descubres que no tienen ni comida en sus platos y ahí cambian tus prioridades.

Soy un héroe por hacer un voluntariado.

Recapitulemos. Vuelvo un poco al mito anterior. Hoy no, mañana sí. Acabas de comenzar tu escuela, tu formación. No eres un héroe por ir algunas semanas a darle tu tiempo a personas que no sabías que existían. Pero si lo vas a ser al volver a casa. Con tan poco tiempo no cambias vidas ajenas, si la tuya. Descubres un mundo al que no estabas acostumbrado y una realidad que está también en tu ciudad, en tu país. Y es ahí donde realmente vas a impactar, tienes una eternidad para hacerlo. Heroína es esa mujer que allá por 1996 fundó una ONG y hoy sigue siendo su única trabajadora. Que se levanta día a día para luchar contra una situación que nos helea la sangre a todos, pero por la que nosotros no actuamos.

Me voy a enamorar.

¡Definitivamente! Del lugar, de las costumbres, de la cultura, de la vida. Y ¿Por qué no también de una persona? Nunca se sabe, a mí me paso. Y a otros voluntarios también. Amor por algo o alguien vas a encontrar seguro. Y aún más por una persona a la que quizás más de una vez no viste. ¡VOS! Es tiempo de conocerte y no hay mejor manera que viajando. ¿Que estas esperando?

Voy a ser la persona más feliz del mundo.

¡Si !¡Si¡Si! Volví hace 4 días de la mejor experiencia que pude haber vivido. Pasé 6 semanas de mi vida trabajando en un centro de adicciones en Brasil. Lloré con las historias de los internos, mucho. Caminaba horas para llegar al trabajo y aún así sigo allá. Algo dejé y algo me traje.

Y ¡SI! Fui y soy la persona más feliz del mundo por cumplir este sueño. Por eso te invito a vivir la misma experiencia.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com