AIESEC Argentina
Inscribite acá

Es 6 de Diciembre y ya el calor y el fin de cursada nos anticipan que falta cada vez menos para una fiesta muy esperada ¡llega la Navidad! Puede que seas del grupo que no negocia pasar Navidad sin su familia o bien puede ser que la Navidad te represente un momento para fortalecer las amistades y por qué no, hacer nuevos amigos. También existe la posibilidad de que seas de esas personas que nacieron con un alma aventurera y ya estés buscando un destino para viajar y pasar las fiestas en otro país.

Seas del grupo que seas, hoy quiero contarte de tres navidades que tenés que vivir al menos una vez en la vida y que recogen por sobre todas las cosas, nuestra esencia latinoamericana.

Una Navidad mística en Medellín, la ciudad colombiana que nunca duerme

Noche de las velitas | Fuente

Mañana la Navidad tendrá comienzo en la ciudad de la eterna primavera. Como cada 7 de Diciembre, a las 19:00 Hs, miles de personas encenderán velas y faroles que iluminarán por completo sus jardines, calles y plazas. La tradición data de 1800, como una forma de celebrar a la Virgen María. A partir de este día, el espíritu navideño se impregna en los paisas: los amigos se reúnen, las familias comienzan a preparar sus platos tradicionales y toda la ciudad se llena de luces de colores, desde el tradicional alumbrado navideño sobre el río, considerado como uno de los 10 más sorprendentes del mundo por National Geographic hasta las decoraciones propias de cada casa.  

Como dijo Daniel, un gran amigo colombiano, cuando le pregunté qué se le venía a la mente al nombrarle “Navidad en Medellín”: “Parques con mucho alumbrado y decoración navideña; fiesta comunal: se cierran las calles y sacan los equipos de sonido; muchas cenas en familia grande con platos típicos, sobre todo tamal o bandeja paisa”.

Si creías que Colombia era sinónimo de alegría, amabilidad, danzas y platos exóticos, no te podés perder la oportunidad de pasar una Navidad alrededor de la calidez de su gente.

Dato de color: Una vez me dijeron que en Medellín es imposible no encontrar el amor. ¿Será verdad?

Alumbrado sobre el río | Fuente

Vivir un mes en Navidad, en Gramado, Brasil

Navidad en Gramado | Fuente

No hay nada más triste en este mundo que despertarse la mañana de Navidad y no ser un niño. -Erma Bombeck

Muchos dicen que para recuperar el espíritu de niño este es el lugar ideal. ¿Te acordás de esos tiempos en que contabas los segundos para que llegue el día de armar el arbolito? ¡Qué lindo era elegir las bolitas, las luces y ni hablar de la estrella que coronaba la punta del árbol! En mi casa yo ponía hasta la bota (tenía la esperanza de que, si me portaba bien, ¡Papá Noel iba a pasar antes y me iba a dejar chocolates en la botita!). Creo que, en la infancia, la Navidad es la época más linda del año. Bien, estamos a tiempo de hacer renacer esas emociones. Existe un lugar en Río Grande do Soul, llamado Gramado, que guarda la magia navideña intacta. Durante la festividad, la ciudad se viste de aldea, ¡como si fuese sacada de la película del Grinch! Las esquinas se adornan con luces y figuras navideñas, los espectáculos invaden las calles todas las noches y es tanta la mística que genera este lugar que convoca a miles de brasileños y brasileñas que se acercan desde diferentes estados de todo el país a disfrutar de esta fiesta.

Dato de color: ¡La Navidad comienza a festejarse en Noviembre y finaliza el 16 de Enero! Es el festejo navideño más grande y emblemático de todo Latinoamérica.

“Natal Luz” o “Fiesta de las luces” | Fuente

 

Una Navidad en Cusco, al calor de los pueblos originarios, en Perú

Danzas en la Plaza de Armas | Fuente

No puedo escribir sobre Cusco sin sonreír. Si hay lugares en el mundo donde las energías se conectan, uno de ellos tiene que ser, sin duda, Cusco. Sí, Cusco y no Cuzco. Los españoles nombraron Cuzco a la ciudad, pero al recuperar su independencia, decidieron renombrarla con “s”, haciendo una distinción de una nueva etapa para su ciudad. Y dicho y hecho así lo hicieron. En Cusco todo el año es festivo. Al ser paso obligado para ir a Machu Picchu, la ciudad está preparada para el turismo, pero aún así, no ha perdido su esencia latinoamericana, peruana y, por sobre todo, andina. En Navidad, la Plaza de Armas se vuelve escenario de una gran fiesta tradicional: danzas andinas, conciertos de música al ritmo del cajón peruano y comidas de todo tipo y para todos los gustos cubren la plaza. Así mismo, cada 24 de Diciembre se realiza, en la Plaza Mayor, la feria del Santurantikuy, la feria más grande de arte popular y costumbrista de Perú.

Sin duda, un momento único para recargarte de energía y conectarte con la Pachamama y nuestras tradiciones latinoamericanas, es pasar la Navidad en Cusco.

Dato de color:La gastronomía peruana ha sido elegida, una vez más, ¡como la mejor del mundo!

Rocoto relleno, tamales, picarones, pisco sour y más | Fuente

 

Antes de terminar, te propongo un ejercicio: cerrá los ojos e imaginate: bailando en las calles de Medellín junto al calor de su gente, volviendo a la infancia en el mundo mágico de Gramado o pasando una Navidad sumergida en la tradición cusqueña.¿Cuál te produce más emoción? ¡Si te emociona soñarlo, imaginate vivirlo!
Mirá la Navidad que eligieron Dani, Tomi y Sara. 
“La Navidad es el día que une todos los tiempos” dijo Alexander Smith, y vivir una Navidad fuera de casa es un desafío que merece la pena ser vivido. 
Regalate un intercambio para esta Navidad | Más info acá.
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com