AIESEC Argentina
Inscribite acá
"Y los llamaron idólatras, porque creían que la naturaleza es sagrada 
y que somos hermanos de todo lo que tiene piernas, 
patas, alas o raíces. 

Y los llamaron salvajes. 
En eso, al menos, no se equivocaron. 
Tan brutos eran los indios que ignoraban que debían exigir visa, 
certificado de buena conducta y permiso de trabajo a Colón".
Eduardo Galeano

Durante mucho tiempo convivimos con la falsa idea de festejar el 12 de octubre como “el día de la raza”. Lo hicimos, porque la escuela nos enseñó que ese era el día en que se conmemoraba a Colón, el gran “conquistador” de América. También nos hicieron creer que los españoles civilizaron a los dueños de estas tierras. Pero la realidad es que debajo de ese “descubrimiento,” se dejó de lado a los pueblos originarios, despojados en aniquilamientos y forzados a incorporar una cultura totalmente ajena.

Esta foto la tomé hace seis años, cuando tuve la oportunidad de viajar a la provincia de Misiones, conocer las cataratas y recorrer su cultura. Junto a mi familia, decidimos pagar la entrada en un lugar que nos llamó poderosamente la atención. El cartel decía “Aldea guaraní” y entonces, inocentemente, accedimos a ingresar. En las puertas había mujeres que se colgaban adornos con plumas, maderas y colores en sus ropas para ofrecer, al grito de “lleve souvenir, lleve souvenir”.

Después de pagar la entrada, nos sumergimos en un terreno de tierra colorada y casas precarias. Al adentrarnos en el camino, un poco alejado de la civilización y la modernización que regaba el centro de la ciudad de Foz de Iguazú, nos encontramos con otro panorama. Al costado del camino, corrían tres chicos: una nena de aproximadamente 10 años, un nene de 6 y una más pequeña (la que tira un beso en la foto). Lo único que hacían era esperar a un turista que los visite y les regale una galletita que sacie el crujido de sus estómagos, una monedita o una simple visita que los aleje de la realidad que los encierra.

En ese momento me pregunté: ¿Eso era ser turista?

¿Pagar una entrada por observar a una comunidad tildada de exótica? ¿Cuán alejados están ellos de nosotros? O mejor dicho ¿Qué  nos separa de un ellos y un nosotros?

Después de un tiempo, entendí la diferencia entre ser un turista y ser un ciudadano global. 

Ser un ciudadano global es ser consciente de que hay una realidad mucho más grande que lo que ven nuestros ojos. Porque detrás de cada paisaje, hay una historia. Y detrás de cada historia, hay personas, de carne y hueso, como nosotros.

 

“El que no quiere a su patria, no quiere a su madre” CALLE 13.

 

 

 

América Latina sufre un montón de problemáticas sociales, económicas y políticas que subyacen en todos sus países. Pero, una de las más importantes, creo entender, es la noción cultural. Comprender de donde venimos, nos alumbra el horizonte, el camino hacia donde vamos. No podemos dejar invisibilizados bajo las sombras a nuestros pueblos. 

Y entonces ¿Qué podemos hacer al respecto?

Podemos elegir ser ciudadanos globales, quitarnos la venda de los ojos y conocer, leer, informarnos.

Es indispensable pensar en la importancia de la reivindicación de los Derechos de los Pueblos Originarios, en la construcción de espacios de reconocimiento, basados en diálogos de comprensión y respeto para con las comunidades aborígenes.  Lo que la explotación turística deja relegado a fin de aumentar su patrimonio económico.

La historia de los Pueblos Originarios,  a través de los diferentes momentos y descripciones de las culturas aborígenes, se refleja en la realidad histórica de la nación. En la realidad histórica de nuestra querida América Latina. 

“La Wiphala es más que la bandera de la nación andina y de los Aymara. Es es la representación de la filosofía andina, simboliza la doctrina del Pachakama (orden Universal), y la Pachamama (Madre Tierra) que forman el espacio, el tiempo, la energía y el planeta.”

 

Por lo pronto, te invito a pensar en este 12 de octubre como algo más que un feriado,  como algo más que el día de la raza, como nos enseñaron en la primaria. Pensemos entonces, en levantar esa bandera de colores, esa bandera que impulsa los derechos de nuestros pueblos, en la tolerancia y el respeto a la diversidad. Pensemos en que ya no podemos mirar para otro lado.

 

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com