AIESEC Argentina
Inscribite acá

Soy lo suficientemente jóven

Ya van 11 meses, casi un año, desde que conocí ese lugar que me cambió. No me cambió la vida, cambió mi PERCEPCIÓN de la vida; lo cual es bastante diferente. La vida va cambiando constantemente y mas para un jóven, ningun día es igual a otro, ninguna mañana es igual a otra y menos una noche. ¿Y sabés por qué? Porque cada día lo viviste diferente, tuviste diferentes conversaciones y momentos. Cada día te corren por el cuerpo diferentes sensaciones y probablemente descubris algunas que nunca antes habias vivido.

Pero este año mi PERCEPCIÓN de cada día fue diferente… El 15 de Enero de este año conocí ese lugar que me permitió ser la persona que quería ser. Creo que no había sido tan libre ni sentido tan sinceramente antes de llegar a ese lugar. La ONG donde trabajé casi 2 meses me enseñó a ser LIBRE y a AMAR.

Soy tan jóven que en un solo año aprendí a ser LIBRE, a AMAR.

Llegué a mi ciudad, pensando en hacer mi tesis, recibirme y mientras tanto conseguir un trabajo formal y estable. Pero acostumbrarme de nuevo a esa vida que ya tenía se me hacía difícil. Decidí ser parte de AIESEC, para estar mas en contacto con eso que yo había vivido. Nunca esperé en menos de 4 meses hacerme mas de 10 hermanos nuevos. Ese primer tiempo en la organización me enseñó a SOÑAR grande y en equipo.

Era Julio; no había avanzado mucho en mi tesis, no había conseguido un trabajo estable y en mi trabajo me pagaban la tercera parte de lo que yo esperaba ese año. Pero estaba feliz, estaba haciendo lo que de verdad quería y explorando mis pasiones; eso hacia que cada día me levante con actitud. Decidí involucrarme un poco más dentro de AIESEC, liderar un equipo y explorar una pasión bastante oculta: escribir para AIESEC Argentina. Esos primeros 2 meses me enseñaron a buscar cada día la EXCELENCIA de y para mi equipo.

El 6 de septiembre era miércoles y cocinábamos unas milanesas con gran parte de mi equipo. Vimos un anuncio para postularse a ser embajador argentino en Colombia y como ya había aprendido a explorar mis pasiones y soñar, me postulé. Dos semanas más tarde, me preparaba para irme a Colombia por 2 meses a desarrollar un proyecto representando a mi país.

Somos tan jóvenes para saber que lo que soñamos lo cumplimos.

Esos días me enseñaron muchas cosas. La primera, que generalmente nada se da a la perfección como uno cree, aprendí a explorar mi CREATIVIDAD y a que lo ilógico puede ser increible. La segunda, que los estereotipos son el peor invento que al humano se le ocurrió; aprendí a NO SUPONER si no conozco. La tercera fué a ESCUCHAR, me dí cuenta que aprendía mucho más callándome gran parte del día. Y por último, entender que EL MUNDO ES MI HOGAR. Entendí que lo mas hermoso que un país esconde es su gente.

Muchas veces escucho que la juventud está perdida, escucho que somos demasiado chicos para cambiar el mundo. Escuché personas diciéndole a mis amigos, “Sos muy chico para dirigir un área” o “ya van a ver cuando crezcan, se darán cuenta de como es la vida”.

Pero yo les digo: Somos lo suficientemente jóvenes para saber que el futuro está en nuestras manos, somos tan jóvenes para saber que lo que soñamos lo cumplimos, que podemos aprender rápido y que la estreches de mente es insalubre.

Soy tan jóven que en un solo año aprendí a ser LIBRE, a AMAR, SOÑAR, BUSCAR MI EXCELENCIA, a CREAR, a ESCUCHAR. Y estoy lista para que este nuevo año esté lleno de nuevas experiencias.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com