AIESEC Argentina
Inscribite acá

En tu intercambio…

 

Espero que cada día te hayas levantado con un propósito y que ese haya sido tu motor para dar cada día lo mejor de vos.
Espero que hayas tomado tu intercambio con responsabilidad y hayas llegado siempre puntual porque de seguro mucha gente estaba esperándote.
Espero que te hayas animado a soñar porque mucha gente apostó por vos y soñar es el primer paso y hacerlo realidad es la otra mitad.
Espero que no hayas contenido ni un segundo la risa, ¡seguramente contagiaste a todos los demás!
      Edu y yo pintando el mural de la ONG donde hice mi voluntariado en Brasil. 
Espero que hayas sentido en lo más profundo cada injusticia cometida contra cualquiera en cualquier lugar y que no hayas callado frente a eso.
Espero que hayas buscado siempre entender antes que juzgar porque juzgar es fácil pero cuánto se aprende si se vive en la diversidad.
Espero que hayas cantado por la calle si te dieron ganas de hacerlo y que hayas contado las anécdotas más vergonzosas sin avergonzarte.
Espero que te hayas levantado siempre con una sonrisa, que le hayas sonreído al chofer, que hayas hablado con tantas personas distintas como pudieras, que por momentos te hayas dejado dominar por la curiosidad y que hayas descubierto lugares que nunca antes hubieses imaginado, que te hayas deslumbrado con un mural y que en el medio de todo eso te hayas dado tiempo para pensar y pensarte a pesar de estar en medio del caos. Seguro te diste cuenta que muchas veces en el caos una se encuentra.
Pero sobre todo, espero que cada día al acostarte hayas sentido la satisfacción de haberle cambiado el día a alguien más y que te hayas dormido con la promesa latente de que al día siguiente ibas a abrazar más, a querer más y a ayudar más porque la suma de esos ¨mases¨ es lo que está haciendo al mundo girar.

 

Y hoy que ya volviste…

Te pido que cada día te levantes con un propósito y que ese sea tu motor para dar cada día lo mejor de vos.
Te pido que tomes tu vida con responsabilidad y que siempre llegues puntual porque de seguro mucha gente estará esperándote.
Te pido que te animes a soñar porque mucha gente apuesta por vos y soñar es el primer paso y hacerlo realidad es la otra mitad.
Te pido que no te contengas ni un segundo la risa,¡vas a ver como enseguida contagiás a todos los demás!
Te pido que sientas en lo más profundo cada injusticia cometida contra cualquiera en cualquier lugar y que no calles frente a eso.
Te pido que busques siempre entender antes que juzgar porque juzgar es fácil pero cuánto se aprende si se vive en la diversidad.
Te pido que cantes por la calle si te dan ganas de hacerlo y que cuentes las anécdotas más vergonzosas sin avergonzarte.
Te pido que te levantes siempre con una sonrisa, que le sonrías al chofer, que hables con tantas personas diferentes como puedas, que por momentos te dejes dominar por la curiosidad y que descubras lugares que nunca antes hubieses imaginado, que te deslumbres con un mural y que te des tiempo para pensar y pensarte a pesar de estar en medio del caos. Muchas veces en el caos una se encuentra.
Pero sobre todo, te pido que cada día al acostarte sientas la satisfacción de haberle cambiado el día a alguien más y que te duermas con la promesa latente de que mañana vas a abrazar más, a querer más y a ayudar más porque la suma de esos ¨mases¨ es lo que está haciendo al mundo girar.

Te pido que cuando vuelvas,  sigas cambiando el mundo.

Conocé la historia de Anto, en el “after” de su intercambio.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com